Es la manera de entender un buen helado. En los últimos años la palabra «ARTESANAL» está tan utilizada y hasta con abuso, que ha perdido su verdadero sentido. O al menos con el sentido que tenía en su momento cuando los que elaboraban helados lo hacían con conocimiento de todo el proceso. Desde la selección de los ingredientes hasta la consecución del perfecto equilibrio. La discusión en el sector del helado siempre acaba en que no hay maneras de que el consumidor tenga un parámetro claro y objetivo del tipo de helado que encontrará en un punto de venta.

Es así que nace la iniciativa de crear un distintivo que nos permita reconocer rápidamente la labor que hay detrás de ese producto final.

Lo mismo pasa con un buen helado. Si queremos aprovechar al máximo todas las cualidades de un producto, que la mayoría de veces su precio es superior a la media, hay que mimarlo y como no, con el tiempo necesario.

Por qué Slow ICECREAM®. Simplemente porque las cosas necesitan su tiempo. Ni más ni menos; su tiempo. Una fruta está en su punto después de haber transcurrido un periodo de tiempo en el que tenían que suceder cosas. Cosas dictadas por la naturaleza. A su tiempo.

En conclusión este distintivo solo pretende el reconocimiento a los profesionales que dedican mucho tiempo y esfuerzo a ofrecer el mejor helado posible, con los mejores ingredientes y procesos posibles.

INICIO